Sustentabilidad y administración

Sustentabilidad

La industria láctea estadounidense se enorgullece de la forma en la que su rica herencia de administración de tierras y compromiso a largo plazo con la producción láctea sostenible fortalece los aportes económicos, medioambientales y sociales de la industria. Las vacas lecheras juegan un papel clave en un sistema alimenticio estadounidense sustentable y responsable desde el punto de vista medioambiental que satisface las necesidades de las generaciones actuales y futuras. Una amplia variedad de ingredientes y productos lácteos estadounidenses saludables comienzan con la leche nutritiva que producen las vacas lecheras.

Pocos alimentos ofrecen la potencia de nutrientes y beneficios para la salud de los lácteos de una manera tan asequible, deliciosa y rápidamente disponible. Una vaca, en promedio, produce 144 porciones (estadounidenses) de leche por día. Cada porción ofrece calcio, vitamina D, potasio, proteína y nutrientes clave adicionales que son fundamentales para la salud humana.

Los esfuerzos de sustentabilidad de la producción láctea reciben la ayuda del potente sistema digestivo de cuatro estómagos de la vaca: los seres humanos no pueden digerir el 75 % de la dieta de una vaca. Los planes nutricionales de las vacas no solo estimulan la producción lechera, sino también generan valor a partir de la fabricación de productos derivados que, de otra manera, se hubieran convertido en desechos. Los planes alimenticios de las vacas lecheras estadounidenses incorporan elementos como pulpa de cítricos de los procesadores de alimentos y bebidas, y semillas de algodón de la industria de la fibra. Las vacas utilizan la nutrición para producir leche.

Otro producto derivado sustentable de las granjas lecheras estadounidenses es el estiércol de vaca, un fertilizante natural que también se convierte en una fuente de energía renovable. El estiércol de vaca rico en nutrientes permite fertilizar los campos de cultivo para mejorar el rendimiento de crecimiento de los cultivos para las personas y los animales. Una vaca produce 64 litros (17 galones) de estiércol por día. Eso representa una cantidad suficiente de fertilizante para hacer crecer 25 kilogramos (56 libras) de maíz o 38 kilogramos (84 libras) de tomates.

La industria láctea estadounidense lleva la sustentabilidad un poco más allá para crear valor adicional a partir del estiércol. Gracias a los sistemas de digestores anaeróbicos, se convierten el estiércol y los desechos de alimentos comerciales en electricidad, combustible para automóviles y camiones, fibra y, por supuesto, en fertilizante. El resultado se traduce en ganancias y ahorros en costos combinados de USD $200 por vaca por año.

El objetivo final de la iniciativa de sustentabilidad de la industria láctea estadounidense es simple: personas, planeta y comunidades saludables. Para obtener más información acerca de cómo una vaca contribuye a lograr un sistema alimenticio sustentable, visite el sitio web de Innovation Center for U.S. Dairy. (disponible en inglés).

Para obtener más información sobre la producción láctea estadounidense, haga clic aquí.